En el marco del curso sobre licencias libres (Arte y cultura en circulación), una reflexión sobre una frase de José Luis Brea: la fotografía convierte al arte en “cosa de este mundo”.

Brea reflexiona sobre la revolución que ha supuesto en el mundo del arte y la comunicación la democratización la fotografía y las nuevas tecnologías. Mediante un repaso crítico de la historia de la fotografía y la pintura, contrapone sus evoluciones y tendencias. Explica cómo la democratización de la fotografía ha dado lugar  a la secularización del arte, a la transformación psicológica tanto del artista como del espectador, a la evolución tecnológica y al cambio en el modo de transmisión (de vertical a horizontal, de cultura elitista a industria de masas). De ahí que, por contraposición a la rigidez de las artes anteriores, considere que la fotografía se ha convertido en “cosa de este mundo”.

Una obra pictórica debe ser transmitida en vivo para que el espectador pueda apreciar todos sus detalles. La circulación de obras resulta complicada, puesto que se trata de piezas únicas y delicadas que deben embalarse con sumo cuidado y transportarse físicamente mediante compañías especializadas. Una obra pictórica puede mostrarse en un solo lugar cada vez. Para potenciar su circulación puede digitalizarse y compartirse horizontalmente mediante copias, pero el resultado nunca será idéntico a la pieza original.

La fotografía, en cambio, es más fácilmente transmisible y manipulable. La facilidad de creación, la posibilidad de transmisión horizontal mediante copias idénticas infinitas, junto con las posibilidades actuales de manipulación digital por ordenador, hacen que cualquiera pueda fácilmente convertirse en autor. Y lo más importante: aumentan exponencialmente las posibilidades de difusión de sus obras. Pero no sólo de difusión, también de colaboración y evolución: gracias a las licencias libres, es posible manipular la obra de otros sin infringir derechos hasta hace poco inamovibles.

Anuncios